domingo, marzo 18, 2007

Fichaje

Primer y probablemente único post mío aquí. 4:10 AM, mucho sueño y con el ceño fruncido porque la dueña de este lugar no tiene otras cosas más interesantes que hacer que tomar alcohol (por más que se trate de una gota sola) cuando sabe que su hígado no es precisamente de acero. Después del reto por teléfono, bostezo pensando en que escribir. Estoy un tanto oxidado ya.

Sí, mi novia "ficha flacos". El proceso es muy sencillo: cuando una victima entra en su radio de atención, comienza por alguno de sus extremos, pies o cabeza, analizando exhaustivamente la ropa y los accesorios varios que dicho personaje lleve consigo. Una vez terminada la observación, se determina mediante el uso de una serie de compuertas lógicas interconectadas si esta persona está o no esta "bien vestida". Aquellos mal vestidos no suelen pasar a la segunda etapa y son descartados sin mayor interés. El problema es con aquellos que comparten el gusto con mi novia en lo que se refiere a indumentaria masculina.
Estos son sujetos a dura prueba. Los ojos, el pelo, sus proporciones, todo se tiene en cuenta a la hora de determinar si se le da o no al hombre en cuestión. El filtro anterior es tan estricto que resulta en una mayoría exitosa de aquellos que cruzan a la segunda etapa.
Pasada la segunda etapa, lo que queda es disfrute. Disfruta de la belleza de aquel sujeto que se le cruzó. Es un disfrute completamente inocente, sí. Pero no deja de ser disfrute.
Todo este proceso es muy corto, cuestión de meros segundos, pero lo suficientemente largo como para verla girar su cabeza para ver a la persona pasar antes de terminar su análisis.

Es una situación dura.

¿Yo? Yo no ficho, yo no hago análisis. Lo mío es más sencillo.
Miro a la gente pasar como objetos en movimiento errático. Ocupo un microsegundo de mi tiempo para determinar el sexo de estas personas y luego prosigo como si nada.
Cada tanto, uno de estos objetos (uno en veinte millones) atenta contra mi involuntaria ceguera. Despampanantes seres de una hermosura sin dimensión. Ahí... la cosa cambia. Miro con atención y procuro adquirir todos los detalles. Pero la gente no entiende mis razones.
Mientras otros miran para generar baba, yo miro a un espécimen de este calibre como miro a un cuadro o escultura que me fascina. Una pieza de arte de autor anónimo que me gustaría mirar cada tanto. Tener sexo con un cuadro es, por lo menos, enfermo.

Y aparte, tengo a mi novia. Antes solía verla como un ser celestial. Ahora no. La gente no se enamora de seres celestiales, la gente se enamora de gente. Y yo me enamoré. Es más bien alguien con quien vivir y ser. Alguien que me hace feliz y bien. Es ella y solo ella.
Mi novia, entonces, entra dentro de una única categoría especial, un tanto indefinida. Mi novia es única.

Y estoy tan dormido, y soy tan choto cuando estoy dormido, que me voy a esconder en el sobre. Cualquier cosa mañana borro esto y posteo de nuevo (justo después de hacerle una gran donación al colegio de abogados por el esfuerzo que sus integrantes hacen día a día para hacer de este mundo un lugar mejor) o simplemente lo borro y ya.
Te amo. Espero no haberte desilusionado.

2 comentarios:

celu_ladis dijo...

Es muy cierto, ES MUY CIERTO. Mery, tu novio te conoce en extremo.

Cuántos habremos fichado juntas!!!
-Boluda, LE RE DOY
-Posta que sí
-Pero LE RE DOY!
-Se parte solo
-POSTA QUE SÍ (constantes movimientos de cabeza mirándolo hasta que se va del campo visual)

Pura López dijo...

Chancho no le tenias que dar la razon!!
yo estoy aca convenciendolo de que son pocos los que pasan el fichaje de la ropa y vos le das la razon?? te estas olvidando lo pretenciosa que soy...ves? tenemos quevolver a salir muy a menudo!
es re lindo que commentees =)