viernes, septiembre 28, 2007

Baba estrogenizada I

Parece que tengo cierta facilidad para obsesionarme con profesores porque sé que sólo son y serán eso y no soy el tipo de mina despampanante para que dejen de serlo.

Tercer año del colegio (SIII, actually).
Pequeña Pura, obsesionada con Juancho, el profesor de física de S4 y S5. Sabía que lo veía dos veces por semana, en qué clases. Las más grandes le decían que era un tarado, que era un baboso con una de las de quinto, que para Pura era la más insípida de todas. Sonreía, y saludaba a las peques como yo y le decíamos que nos iba a tener. Un día pequeña Pura estaba tan infantilmente exhilarateada que de alguna forma saltó, saltó, saltó y terminó cayendose al piso JUSTO cuando Juancho salía de dar clase. No podía verme en el piso así que rodé como un tronco en pleno hall de secundaria. Mi túnica (es túnica y no jumper, sh!) y camisa blanca quedaron con restos de pintura de mala calidad verde desprendida del piso por el uso. Pura se golpeó la cabeza, una vez más, como resultado de sus exaltaciones.
Nunca llegué a tener a Juancho, pero creo que menos mal, después de todas las idioteces que me vio hacer creo que no hubiera sido muy serio.

SV del colegio.
Otro más de física. Éste no me gustaba particularmente, al menos nos al principio. Pasa que después se fue haciendo simpático y me fue explicando y sabía que había varias que lo desvestían con los ojos. Sin embargo, tiempo después, fue a MÍ a quien recordaba como una de las tres más inteligentes cuando se lo encontraban compañeras mias por la calle. Me dijo que no sabía si yo iba a aprobar, pero que podía estar segura de que le caía bien. Sí. Agarrate si hoy más grande me lo cruzo. (Bluff, pero sh!). Vale comentar que yo de ciencias duras y números: nada. De hecho, si no hubiera sido por mi padrino y mis novios, yo no sé cómo aprobaba física a través de la secundaria.

1º año de derecho.
1. El nombre es Gastón y está que da calambre. Y sabe, y se rie, y es simpático y saluda en los pasillos. Es ayudante, cosa que parece más alcanzable, y además ya no lo tengo. Con este pasó que también aprendí sus horarios, sus días y las aulas respectivas. Una vez el jueves haciendo tiempo para hockey, por lo menos, yo lo veía. Así ya me quedaba tranquila de que seguía lindo. Una amiga me agarro corriendo en un pasillo un día. No sé del todo qué pasó, pero sé que fue lo que se requería para verlo esa vez.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

me gusta mucho la estetica del blog :)
creo q todas las mujeres estamos un poco locas y fijamos nuestras obsesiones en profesores/ayudantes. lo de saberse los horarios y las aulas es taaan tipico. sera q tenemos algun tema con las figuras de autoridad? jaja creo q tengo por materia un ayudante q me encanta.
quiero comer frutos rojos.
como te fue en el parcial??? espero que bien :)
te amooo

Anónimo dijo...

ay no queria poner anonimo, bueno mas divertido, adivina quien soy.

Pura López dijo...

te gustó? qué bueno!!
maru no te das una idea de lo para el ORTO que me fue ayer en el parcial.
Se supone que no incide en la nota final pero igual desmotiva

Anónimo dijo...

me han culiado en el examen de daños





desde los campos

Anónimo dijo...

tengo sueño






desde los campos (con internet! :))