lunes, julio 21, 2008

"Sentís más"

Con cada desgarre de mi endometrio me vuelvo un ser cada vez más irritable.

Es así que no tolero el exceso de los diminutivos. Los viejos abusan de los diminutivos: juguito, pijamita, churrasquito, tardecita, and so on. Bueno. Basta de diminutivos que, en exceso, mutilan a la expresión y se denigran al punto de latiguillos.

Me enerva cuando las cosas en los cajones llenos se arrugan, y abriendo y cerrando la cajonera de van deslizando de a poco hacia atrás de todo. Después no podés cerrar bien los cajones y tenés que sacar toooodo para conseguir que anden correctamente. Te ganaste también el segundo planchado de esa misma remera que planchaste 16 horas antes.

La voz de mi madre, punzante y continua a un ritmo non-stop. Te sigue, te acompaña privandote del 85% de tu intimidad. Reclama, ordena. Habla. Todo el tiempo. Te cuenta, comenta, pide, chismosea. Non Stop.

La luz fuerte. Me vuelvo absolutamente fotofóbica. Quiero habitar una cueva cálida donde pueda dormir muchos días, y fundamentalmente, haya ibuprofeno.

4 comentarios:

Cameron West dijo...

Como se ponen ustedes en esos días.... Las mujeres dicen que los hombres no las comprendemos... y es cierto.... pero las aguantamos cuando están así.. ya es algo.

Naranja Silvestre dijo...

oidos sordos, a todo, oidos sordos...prende la tele interior y que todo te chupe un huevo...

Y hace la gran Paulita, no planches nada antes de guardarlo, planchalo cuando te lo vas a poner...

Beso

P

PUH dijo...

A mi me agarra previo, es como si todos mis sentimientos estuvieran a flor de piel, y cualquier cosa puede hacerme reir a carcajadas o llorar como la peor de las condenadas... Las cosas de ser mujer...

Horacio dijo...

ufff, y cuando se cae directamente atrás lo del cajón es peor