viernes, agosto 08, 2008

La Catedral y la Capillita

Esta es una de mis teorías más íntimas sobre relaciones interpersonales. La adopté del guión de Inés Estévez en Ay Juancito. Hace tiempo que quiero incluirla en este espacio...


Digamoslo así, la Catedral es esa persona imporante, el pilar de algo, quien tiene un peso tremendo en la vida. A donde volvés, adonde más apostás, quién te marcó y a quién vas a recordar. Son los cimientos y solidez.

La Capillita es divertida y se pasa un rato genial con ella, pero es incapaz de permanecer, de marcar y de generar tantas cosas y movilizarte como la Catedral. La Capillita pasa de moda y la Catedral no. La dicotomía es muy elocuente en sí misma.


Yo te doy la ecuación, llenalo con lo que quieras.


Trailer relevante a los 0.59 segundos:

No hay comentarios.: