martes, agosto 05, 2008

Sweet and lowdown

Decí que yo soy super melancólica que guardo porquerías a más no poder. Como escribí en este último mayo (en un mail guardado a una persona así muy influyente):
Guardo todo por años.
No me gusta tirar nada, todo dice algo de mí y me trae algún recuerdo.
Guardo cosas, ropa, cartas, figuritas, juguetes, apuntes, libros, cuadernos, souvenirs, agendas, llaveros, dibujos. Guardo mails, guardo besos, archivos, carpetas, zips, mechones de pelo de chiquita, fotos.
Sí, reconozco que debo guardar algún sentimiento también. Guardo culpas, sensaciones. Archivo, reciclo, comparo, pienso, repienso, rumeo. Disfruto y me torturo. Me amo y me odio.Pero me acuerdo de muuuuuuchas cosas.


Como es de predecir (?), este post viene a decir en voz alta que me parece irrisorio, iluso y esencialmente cualquieeera que en el mundo siga habiendo puertas de locales en cuya lista de tarjetas aceptadas esté Diners. Diners murió desde que tengo 6 años or so.

6 comentarios:

martin dijo...

jajaj muy cierto, Diners murio hace mucho tiempo.

Roky Rokoon dijo...

alguna vez alguien tuvo diners??? ajajaj

Horacio dijo...

yo tengo entendido que existe todavía eh...

Horacio dijo...

guacha me hiciste dudar y lo busqué, y sí, efectivamente sigue existiendo

http://www.dinersclub.com/en/index.html

Pura López dijo...


martin: esta enterradisima six feet under.

Roky: recuerdo que mis padres la tenian cuando yo era muuuuy chiquita. creo que hoy sólo es una artimañana para limpiar fondos. se se.

Horacio:sí! yo sé que existe! pero quién la usa?? es una tatjeta de las "no podéeees!"

Horacio dijo...

ah, mirá vos, yo pensaba que la usaba poca gente porque era re de nivel y exclusiva