martes, junio 09, 2009

the gemini

Andaba yo con mi perro y mi campera abrigada en la noche de ayer y pasé por uno de los lugares que sin duda más me marcó en la vida, mi colegio. 
Por alguna asociación de ideas que mucho no seguí en el momento, identifiqué con claridad dos personas con las que desarrollé mucho una actual "particularidad": el ejecutar ese psuedo doble discurso breve que por suerte puedo atribuir a mi signo zodiacal sin mayores culpas. Ojo, muchas veces es cortesía sobre actuada, no más que eso, pero P opina que es ser falsa. No me quita el sueño...

La una, fue una de mis maestras de inglés de 7º grado. Rubia y tonnnnta, muy tonnnta pero diviina viste? En el bolsillo.
La otra, la rectora de secundaria. Lo quería, lo tenía. Nada en perjuicio suyo, todo en beneficio mío, por eso te digo que yo no tenía mayores problemas morales.

Ahí fue que me empezó a interesar la teoría de manipular y adoctrinar las mentes virgenes, más allá de que ejerza poco. Full stop.

1 comentario:

Mariano Andrés dijo...

esto no lo hacen todos en mayor o menor grado?

e inconcientemente? inconscientemente, whatever.