sábado, julio 25, 2009

¿Sabés qué está buenísimo?

Que una persona que no importa en mi vida pero con la que genéticamente no puedo cortar lazos me mande un mail cuyo asunto es "últimas decisiones" y contenga cosas que YO tendría que hacer en su solo y único beneficio.

Es decir, sin mediar ningún tipo de relación de dependencia laboral, económica o afectiva me den ordenes para que haga cosas que ni siquiera me favorecen a mí en un grado distinto que el kármico (al que no suscribo).

Voy a releer el mail a ver si entendí mal por estar irritable por mi dolorosa ampolla del pie explotada.

No hay comentarios.: