jueves, junio 24, 2010

Mi Santísima Trinidad

El momento posterior al "Enviar" de un mensaje de texto dice mucho de uno. El momento de delirio entre la vigilia y el sueño, también.
Ayer convergieron ambos momentos, más la noche, más un pico de inestabilidad emocional, más rendir este martes el final más difícil de la carrera, proveyendo un interesante marco teórico y dando lugar a:

1° Escribir y Enviar un mensaje de texto
2° -enviado-
3° -esperar mientras me quedo dormida con el teléfono en la mano-
4° -despertarse abruptamente 12 segundos después viendo que el velador está prendido, y que la imagen de estar dormida con un celular en la mano es patética-
5° Verbalizar "Qué me importa si me quieren mi mamá, Dios, y Shirley Manson"
6° -quedarse dormida notando los mambos mentales que una tiene pero tener mucha paja como para pensarlo más-

4 comentarios:

Hermes dijo...

No te reiste un poco? Ese fue tu subconciente gritandote: al carajo el mundo!!!

Eugenia.- dijo...

Me gusto lo de shirley manson.

La Poética dijo...

Hey! Q tu subconciente no me deje afuera... Jaja, o será que como no aparecí para ciertas ocasiones importantes, estoy en la lista negra?? ...está es mi forma complicada de decirte que me siento en deuda y que te quiero!!

Pura López dijo...


Hermes: sí, me causó gracia. creo que quiso decirme que soy una dramática también.

Eugenia: a mí me pareció sublime :)

Poética: No hay forma de que vos entres en listas negras ya. Perdé cuidado amiga.